“Enanitos”: ¿Y si adentro de la radio vive gente pequeña?

“Enanitos” es una de las “postales” elaboradas por el Centro Cultural Kirchner y el Archivo General de la Nación en homenaje a los 100 años de radio en la Argentina, que se cumplen esta semana.

Con motivo del centenario de la primera emisión radiofónica en Argentina, que se celebra el jueves 27 de agosto, el Centro Cultural Kirchner y el Archivo General de la Nación proponen un homenaje a la radio a través de un ciclo curado por dos referentes del medio: Carlos Barragán y Pedro Saborido.

Enfocado en la escucha y en la reflexión sobre los oyentes y su práctica cotidiana e individual -que es, a su vez, colectiva y política–, el ciclo incluye la publicación -desde el sábado 22 de agosto- de dos videos por día en el canal de YouTube del Centro Cultural Kirchner que narran la historia de estos cien años de radio, vinculando al medio con la vida cotidiana y con acontecimientos históricos.

La propuesta incluye las sisguientes postales:

Civil histórico: referencia al nacimiento de la radio, la radiofonía para uso militar, y su fracaso para tales funciones: sirvió para escuchar música.

Patagonia: la radio como única posibilidad de transmitir mensajes en un medio vasto, hostil y solitario como es la Patagonia. Un video que refleja el carácter de “oyentes” de los pobladores aislados.

Aleph: video que relaciona de manera paródica a Borges y su obra con la evolución de la radio, desde el aparato en la cocina hasta la aparición de las app para celulares.

Regreso: la vuelta cotidiana del trabajo al finalizar la tarde y la articula con los programas “del regreso”. La radio no vuelve a ningún lugar, pero obliga a los oyentes a regresar.

Mañana: la experiencia de despertarse con la radio, el desayuno, etc. ¿La radio nos acompaña por las mañanas o nos marca el ritmo de nuestras vidas con la rigidez de un reloj?

Inmunda: la historia de una radio que aparece en la cocina de una casa, pasa por las manos de los niños y termina en el taller del padre. Acaso en la mugre que se le va pegando estén las vidas, las almas de quienes la escucharon.

Duerme: la confusión de alguien que se durmió con la radio encendida y que durante la noche, sin poder despertar del todo, se sobresalta y enloquece con lo que va escuchando.

Vereda: una recorrida emotiva por un barrio, durante un domingo. Desde las casas se escucha el mismo partido de fútbol y el barrio se convierte en una sola radio para los vecinos.

Año nuevo: la radio en la centralidad de una fiesta familiar. Cuando los diferentes relojes no se ponen de acuerdo, aparece la radio como la posibilidad de consenso y de llegar a una armonía horaria para el brindis.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

x